GeoParque Costa da Morte

Para alguien ajeno a Galicia, el nombre "Costa da Morte", tiene algo de siniestro que aun sorprende mas cuando se conoce que la Costa da Morte corresponde a la parte mas viva, y también mas reciente de la costa gallega. Hablar de joven o viejo en Geología siempre trae sorpresas pues las rocas de la Costa da Morte , principalmente granito, tienen una antigüedad de alrededor de 305 millones de años. Pero la novedad no está solo en la edad sino también en que las rocas de la Costa da Morte fueron las primeras que se formaron en el espacio físico de lo que hoy se llama Galicia. La Geología de Galicia según la sencilla, y al mismo tiempo soberbia, síntesis de Isidro Parga Pondal se resume en dos tipos de roca: granito y pizarra. Los dos tipos de roca ahora están juntos pero se formaron en un lugar diferente y en una fecha diferente. La pizarra se formó a partir de sedimentos marinos acumulados en el fondo de mares lejanos y que luego, la Tectónica de Placas fue cepillando, como un ebanista prepara una pieza de madera, avanzando a una velocidad de 20 milímetros año; y las virutas de sedimento quedaron atrapadas entre dos grandes masas continentales: Gondwana y Laurrusia que al xuntarse dieron lugar a Pangea, el continente mas grande que jamás ha existido en la Tierra hasta el día de hoy. Fue en esa enorme colisión nada violenta, muy dilatada en el tiempo, tardó mas de 150 millones de años en producirse, cuando se formó el granito. Gondwana subdujo, se sumergió, por debajo de Laurrusia y las enormes temperaturas y presiones generadas produjeron la fusión de parte de la placa que generó así magmas que en la superficie de la Tierra dieron lugar a arcos isla (como el archipiélago de Japón) cada uno con su correspondiente hilera de volcanes. Después fueron 100 millones de años de erosión los que destruyeron los volcanes, arrasándolos hasta sus raíces y poniéndolas en superficie al descubierto: es lo que hoy vemos como los granitos de Costa da Morte. Hace 200 millones de años el megacontinente Pangea comenzó a romperse, y sus fragmentos a separarse, y la consecuencia fue la definición de la actual línea de costa de Galicia. Fue entonces cuando la Costa da Morte quedó definida.

Un fiero frente de fortalezas rocosas desde Monte Louro, O Pindo, Fisterra, Cabo da Buítra, Cabo Vilán, Traba, Punta Roncudo, Illas Sisargas, Cabo Prior e Prioriño. Todas ellas forman la última visión que se tiene desde el mar cuando se abandona Galicia y también son la primera visión que se tiene cuando se vuelve a casa. Y aunque solo fuera por eso se le debería llamar la Costa da Vida pues geográficamente es el frente que protege a Galicia de los tremendos temporales que desde hace miles de años y sobre todo durante el invierno, soporta Galicia. Y es cierto que estos acontecimientos se han resuelto con un largo relato de tragedias con el sacrificio de vidas humanas, ingentes pérdidas económicas y desastres ecológicos. Pero estos ataques provocados por el mar se han contabilizado erróneamente, como si Galicia, la fortaleza sitiada por el ejército enemigo, las olas del mar, entendiera los triunfos como derrotas. La Costa da Morte, es la primera línea que opone Galicia a los ataques del mar e de todo lo que éste empuja hacia el continente. Se trate del Serpent, de los vapores tóxicos del Cason, del petróleo del Prestige, y últimamente de la gabarra ucraniana Prima. Y después de todos estos ataques hechos por las olas y los vientos contra Galicia sus enemigos han quedado derrotados y acabaron sepultados en los fondos arenosos constituyendo el patrimonio arqueológico submarino que marca los triunfos de Galicia que siempre ha salido triunfante de las embestidas de las olas y de todo lo que con ellas llegó. Pero mi visión como geólogo de la Costa da Morte es un poco diferente cuando, asomándome al mar desde los faros rocosos de la Costa da Morte tengo la fortuna de poder revivir en mi imaginación el momento en que las tierras de Canadá y Norteamérica , ahora lejos, del otro lado de la orilla del océano huyeron en ese prolongado viaje de miles de quilómetros que comenzó hace 200 millones de años. Las grandes rías gallegas situadas al norte y al sur de la Costa da Morte se formaron cuando se rompe Pangea, el gran supercontinente que reunía todas las tierras del Mundo. Fue entonces cuando la Costa da Morte pasó de de ser una tierra sin matices situada en el interior del gran supercontinente a convertirse en el hermoso país actual, al borde del mar y que se conserva intacta al no haber sido afectado ni por la erosión de los ríos gallegos ni por el ataque sin piedad del mar. La Costa da Morte con su recia alma de piedra (el granito) es la representación mas intacta de la primera cara de Galicia después de la rotura de Pangea hace 200 millones de años.

Juan Ramón Vidal Romani
Vicepresidente Geoparque Costa da Morte

Traducción en: Galego - English